Todas las entradas de: Ines

Barbara Martin y Yinca Graves: las jóvenes mezclan bien y brillan en Candela con la comnpañía magistral de el Cancu y Kilino Jiménez.

17643_400380556813533_2880387390924030255_nSlide thumbnail
1510571_400380543480201_2424378653001339713_n
1610934_400380206813568_1993144952870798810_n
10402933_400381263480129_8721721022996434399_n
10408845_400380760146846_8255879796521079932_n

El niño fenómeno vuelve a triunfar en Candela

Jose Miguel el escarpin y su compañia presentaron, por tercera vez,
“Delirios pa’ mi mare” en la sala Candela el pasado viernes 24 y sabado 25 de octubre en Madrid, con aforo completo los dos dias, hubo gente que no pudo entrar, fue una pena no poder acoger a todo el mundo.

10441927_1499042537047073_2825170379286511279_nescarcurro

ultima
En el espectáculo interaccionaron siete artistas de diferentes disciplinas: el baile flamenco, la percusión y la canción compuesta e interpretada a la guitarra, el coro y las palmas acompañados también por Mati, la madre del escarpin, que fueron -todo hay que decirlo- lo más aplaudido de la noche, una verdadera exhibición instrumental.

10473743_1499042030380457_7834685006237223680_n mirando a su madre

El resto del concierto, evidentemente, se distinguió por la increible actuación de Jose Miguel el Escarpin por su intensidad y cercanía con el público en la que el bailaor salió de escena, tan sólo, para los cambios de vestuario.

10670044_1499042150380445_8924140284682219545_n10469775_1499043137047013_6832579927811229890_n
Jose bailó mucho y muy bien, tuvo una parte muy significativa a lo largo del mismo, y el público – por una parte flamenco y por otro extranjero (italianos, puertorriqueños, rusos, ingleses, surafricanos, solo por citar algunos ) – reaccionó con gran emoción ante lo que oía y veia y se explayó aplaudiendo…
Otro que brilló extraordinariamente fue el cantaor Kisco de Charo, que cantó mucho y todo lo hizo muy bien. Cantó solo, cantó junto al padre del escarpin, Jose el Maka, cuya interpretación fue de una excepcional grandeza, y arrancó quizá las más grandes ovaciones de la noche junto al Gran recital el de Jose el Escarpin , verdaderamente grande.

cantaor
Igualmente brillantes han sido las palmas con Sali, la percusión con Curro y los coros a los que participaron todos, incluso su madre, como ya he mencionado.
Por último, antes del fin de fiesta, una excelente interpretación por guitarra de Faustino con un equilibrio realmente admirable.

faustino
Al final hubo un conato de bis, de fin de fiesta, con la gran actuación del bailaor Cristian Truco.

cristian truco 10469775_1499043137047013_6832579927811229890_n
El publico se entregó desde los primeros compases y el escarpin, como los más grandes artistas, mostrando unas tablas sobre el escenario inusuales en un artista tan joven…

10649919_1499042910380369_6681641138737416355_n 1462886_1499043027047024_3991490720409077620_n

Para el publico entregado, atento y emocionado fué una sopresa ver al “niño prodigio” por su edad temprana, para muchos fué como un instante que vivieron y verdaderamente el flamenco, como la vida, es un instante….
El instante en el que hay que darlo todo. Emocionante!
559548_1499042530380407_281457482394697536_n10650036_1499042770380383_1527941884136011886_n10686912_1499042597047067_1225972332118235033_nescarpin

 

El flamenco en Japón: entrevista con Mayuko Aoki

En Japón, el flamenco hace furor, y cada día son más los japoneses que aprenden la trilogía del flamenco (cante, toque y baile). Dicen que más de cincuenta mil japoneses lo estudian y lo aprenden con verdadero entusiasmo. Ciertamente, es una sorpresa para los amantes españoles de esta arte que tantos japoneses logren asimilar una o más de estas partes flamencas, así como que haya actualmente muchos bailaores, cantaores y guitarristas profesionales en Japón.

Es difícil saber cuando llegó el flamenco a Japón. Parece ser que fueron La Argentinita, en 1929, y Carlos Montoya, sobrino del gran Ramón Montoya, en 1932, los pioneros en la difusión del flamenco en el país del sol naciente. Estos contactos, junto con la llegada de los primeros discos de cante y de guitarra, permitieron que surgieran los primeros investigadores japoneses del flamenco, como Suzuko Kawakami (bailaora) o Shun Ogura (guitarrista). Desde 1937, se comenzó a vender discos flamencos de cante y guitarra.

¿Por qué a los japoneses les gusta tanto el flamenco?

Para esta pregunta  y otras más hablamos con Mayuko Aoki  que vive en Sevilla y estudia flamenco. La respuesta a esta pregunta, según ella es una de tipo musical y la otra se relaciona un poco con el carácter de los japoneses.

Ines: Como llegó el Flamenco a Japón?

Mayuko Aoki:   Principalmente el flamenco se introdujo en Japón  con la danza española. Dicen que la visita a Japón de “La Argentina” en 1929 fue la apertura. Antes de la segunda guerra mundial, había pocos bailaores, guitarristas, y los investigadores-eran Suzuko Kawakami (bailaora), Shun Ogura (guitarrista) etc…

En 1932, Carlos Montoya viajó a Japón. Desde 1937, se comenzaron a vender unos discos del cante y de guitarra. En los años de 1950, grupos españoles comenzaron a visitar Japón poco a poco, y alguna gente de Japón empezaron a entusiasmarse por el baile o la guitarra. Luego, ocurrió el auge de la guitarra y algunos se interesaron en la guitarra flamenca. Así, lentamente el flamenco se extendió en Japón. En la segunda mitad de los años 60, aparecieron unos tablaos en los que fueron apareciendo artistas españoles.

 

En Japón hay muchas academias, tiendas especializadas y tablaos del flamenco. No tengo datos correctos, pero que yo sepa, más o menos 100 academias, varias tiendas especializadas, y 10 tablaos en Japón (creo que hay más actualmente). En algunos tablaos salen artistas españoles, pero en la mayoría son los artistas japoneses los más numerosos. Se vende también una revista especializada en flamenco. Dicen que es la única revista del mundo. Es un poco cara, pero es que los lectores son muy limitados. Además de estos, hay dos federaciones del flamenco en Japón-una es para la gente en general y otra es para los universitarios a la que nosotros los estudiantes de la Universidad de Keio pertenecemos. Más de 10 universidades partenecen a esta federación.

I: Hablanos de la  Federación del flamenco Universitario

M: Esta federación se constituyó en marzo de 1995. Para mantenerla, cada miembro tiene que pagar una cuota al año. El objeto de la Federación del flamenco para los universitarios de Japón es “gozar del flamenco”. Los comisionados de cada universidad forman la comisión, y la administran. Reguralmente se publica el boletín y en cada verano se alojan juntos en la ciudad de Tateyama para entrenar intensivamente. Tateyama es una ciudad turística que desarrolla un “Plan Turístico al Estilo de la Europa Meridional”.

I: ¿Por qué a los japoneses les gustan tanto el flamenco?

M: Para esta pregunta, pienso que hay dos respuestas. Una es de tipo musical, y la otra es algo se relacionado un poco con el carácter de los japoneses.

En primer lugar, dicen que no hay extranjeros que entiendan el flamenco tanto como los japoneses. El flamenco tiene el compás oriental. Por eso, muchos japoneses se mueven inconscientemente al oir el compás del flamenco y se tranquilizan al modo de “mi”, que es el modelo típico del flamenco. La voz ronca de la melodía en tono menor son puntos comunes con el flamenco. La erusión de voz del flamenco es diferente que la de ópera occidental. La voz ronca es una peculiaridad también característica de las músicas orientales. Sí, pienso que ¡el flamenco tiene sangre oriental! En segundo lugar, el flamenco es un arte muy expresivo. Se puede expresar alegría, tristeza, y otras emociones con los movimientos de los manos, los brazos, el “zapateado” y también la voz ronca.
La mayoría de los japoneses son tímidos y poco expresivos y no exteriorizan bien sus emociones porque el espiritú de los japoneses se basa en la vergüenza. Antigua- mente avergonzarse o humillarse significaba tambien la muerte (el suicidio). Pero para bailar o aprender el flamenco, se necesita ser “expresivo”. Si no bailamos, cantamos o tocamos con emoción, no sale nada bien.

El flamenco no es para entender sino para sentir. Podemos expresar nuestros sentimientos que se esconden en el hondo de nuestro corazón. Por eso, el mundo del flamenco es un lugar muy especial para nosotros, un lugar donde podemos sentirnos libres para expresar nuestros sentimientos. Esa es una de las claves de por qué nos atrae tanto.

Muchos estudiantes vienen a España   para completar sus estudios. Por ello llamaban ‘Amor de Buda’ al famoso estudio de flamenco Amor de Dios.

Gracias al flamenco, los japoneses trabajan interiormente para ser “expresivos”. Así, expresan sus sentimientos. Por eso, el mundo del flamenco es un lugar muy especial para ellos, un lugar donde se pueden sentir libres. Esa es una de las claves de por qué les atrae tanto.

Este jueves tendremos la oportunidad de asistir a un tablao de flamenco japones en Candela. Calle olmo 2, Metro: Tirso de Molina.

José ‘El Escarpín’ taconea en Madrid por segunda vez

El bailaor murciano José ‘El Escarpín’, de 12 años, actúa los dias 9 y 10 de mayo  por segunda vez en  el Candela  donde presentará su espectáculo  ‘Delirios pa’ mi mare’, una producción en la que participan varios artistas y que cuenta con una puesta en escena impecable.
‘Delirios pa’mi mare’ es un montaje basado en la propia historia de José, un niño que en vez de jugar a la pelota con sus amigos se dedicaba a bailar y a tocar las palmas, lo que provocaba el enfado de su madre. Sin embargo, su padre siempre le apoyó y le acompaña hoy día sobre el escenario, junto a varios miembros más de su familia.
‘El Escarpín’, que saltó a la fama al convertirse en finalista del programa de televisión ‘Tú sí que vales’, empezó a mostrar interés por la música con solo seis años, y gracias a su facilidad para llevar el ritmo y el compás, y su empeño ha cosechado multitud de reconocimientos.
José tiene en su haber el primer premio de la categoría Artes Escénicas del programa ‘Veo veo’ de Teresa Rabal y el premio Melón de Oro en el Festival de Lo Ferro.
Pero la distinción más curiosa y también la más internacional es el Récord Guiness Mundial de taconeo, que consiguió con 814 tacones en un minuto, una cifra que aún nadie ha conseguido superar.
Este joven artista ha recorrido ya los mejores y más emblemáticos tablaos de España con su primer espectáculo, con gran éxito y aceptación de todo el público.
Sin embargo, José ‘El Escarpín’ tenía una segunda  cita pendiente con Madrid , donde por fin se encontrará con sus seguidores el viernes 9 y el sabado 10 de mayo en Candela.
La cita será a partir de las 23.00 horas en el Candela, dentro de la programación del mes de mayo.
Las entradas, a un precio de 15 euros, se pueden adquirir reservando por telefono y en el propio Candela una hora antes de la actuación.
escarpin mayo